La Rebelión sera Pacífica

Acción 7oct en Madrid

En un sistema en guerra contra la vida, la rebelión será pacífica.

Los manifestantes de Extinction Rebellion en protesta pacífica experimentaron una respuesta desproporcionada por parte de las autoridades.

Se evidencian graves deficiencias legales en la actuación policial durante las protestas pacíficas.

La rebelión por la vida continuará a pesar de la represión.

El lunes 7 de octubre, Extinction Rebellion realizó una acción de resistencia civil no violenta.  Supuso el corte del tráfico mediante una sentada pacífica- El objetivo fue evidenciar la envergadura de la crisis climática y demandar al gobierno que tome las medidas necesarias para frenar el colapso civilizatorio. Se tomaron las precauciones necesarias en cumplimiento del art. 21 inc. 2 de la Constitución de España: sólo pueden ser prohibidas estas manifestaciones cuando se hagan “con peligro de personas o bienes”.  También se había enviado una comunicación a varios importantes medios de prensa.  A pesar de todas las precauciones, la policía desalojó a las 300 personas participantes mediante unos procedimientos que excedieron las prácticas acordes a un estado de derecho. Las diversas irregularidades que allí tuvieron lugar deben ser de conocimiento público: 

Acción 7oct en Madrid

Los cuerpos de policía antidisturbios no llevaban el número de identificación en el lugar estipulado por la normativa vigente.  La policía desalojó de manera injustificada a la prensa que estaba cubriendo los acontecimientos, en una vulneración del derecho a la información, con la evidente intención de que no quedaran registros gráficos de la actuación policial.   Aunque, en menor medida, también hubo agentes de policía que trataron con humanidad y el debido respeto a la ley a las personas que desalojaron, lo más habitual fue la aplicación de puntos de dolor en diversas partes del cuerpo, tirones de pelo y orejas, retorcimiento de brazos y piernas así como presión en los ojos, también ataques verbales a personas que mantenían un comportamiento estrictamente pacífico.
La aplicación desproporcionada de estos procedimientos ocasionó desmayos, mareos, e incluso dislocaciones de las articulaciones que tuvieron que ser atendidas posteriormente por los servicios médicos.
Esto supone una vulneración de los derechos civiles y constitucionales, tales como los previstos en los arts. 16.1 y 20.1 de la Constitución de España.
Estas prácticas policiales, sumadas a las restricciones de derechos que supone la “Ley Mordaza” y a sentencias como la reciente del “Procés” que equiparan penalmente la protesta ciudadana pacífica con la violencia -con el drástico agravamiento de las penas imputadas a quienes ejercemos este derecho que esto supone-, sitúan en una posición de más riesgo y sacrificio nuestra rebelión no-violenta que la de nuestras compañeras rebeldes en otros países de nuestro entorno.

Acción 7oct en Madrid

Vivimos en un sistema tóxico con violencia estructural hacia la vida y las personas, que se niega a sí mismo la posibilidad de escuchar voces de alerta y de cambio. Sin embargo. la determinación de Extinction Rebellion a defender la vida en el planeta sigue intacta, ya que el sacrificio implícito en esta causa es infinitamente menor al que produciría no atajar el colapso climático y la probable extinción de la especie humana.
La Rebelión Internacional por la vida seguirá expandiéndose de manera imparable mientras la emergencia climática continúe desatendida. Las élites políticas deben tomar consciencia de que los derechos civiles son como los ministerios, si no los utilizamos no sirven para nada.

XR Barcelona octubre 2019